El #Instituto #Tavistock


Revista Abanico Ed.17
Sección: Arcanus
Leer la Revista

Lo prometido es deuda.

En la anterior edición de nuestra revista, hablamos sobre el grupo uruguayo de rock No Te Va Gustar y su canción La Puerta de Atrás. Como preámbulo al análisis de esta canción, les contamos sobre el Instituto Tavistock y les prometimos escribir un artículo detallado sobre este centro de lavado cerebral en masa y de ingeniería social. Para hacerlo, nos vamos a apoyar en dos libros que tratan sobre este instituto, el primero se titula: El Instituto Tavistock, escrito por Daniel Estulin, y el segundo: El Instituto Tavistock de Relaciones Humanas – Moldeando Moral, Espiritual, Cultural, Política y Económicamente la Decadencia de Estados Unidos de Américaescrito por John Coleman.

Woodstock 
En Woodstock, escribió el periodista Donald Phau, se juntaron casi medio millón de jóvenes a quienes se drogó y lavó el cerebro en una granja. Las víctimas estaban aisladas, rodeadas de excrementos, hasta arriba de drogas psicodélicas (entregadas de forma gratuita) y mantenidas despiertas durante tres días consecutivos; y todo con la plena complicidad del FBI y de altos cargos del gobierno.

Para quien considere a Woodstock uno de los más grandes festivales de música jamás creados o sueñe con asistir a uno semejante, las líneas de arriba no tendrán sentido, se sentirá herido y tratará de atacar a quien se las diga. Sin embargo, la realidad es esa, Woodstock fue un experimento social a gran escala, donde hasta bebes y niños pequeños fueron drogados. Ahí se creó la cultura de las drogas, nació la contracultura, inició la decadencia de una generación entera, donde se destruyeron sueños y se exterminaron cerebros. Sí, Woodstock fue un experimento del Instituto Tavistock y sus expertos. 

El Primer Festival Anual Internacional de Pop de Monterey, dos años antes de Woodstock, fue el plan
piloto. Aquí se probó las nuevas drogas, llamadas psicodélicas o alucinógenas, como el LSD, y se las distribuyó entre los jóvenes de forma gratuita. Quienes las repartieron fueron Peter Goodrich y el legendario agente de la CIA cuyo nombre clave era Coyote.


En Woodstock también estuvieron involucrados la inteligencia militar británica y la CIA. Artie Kornfeld creó Woodstock, quien era director de Capital Records, propiedad de EMI. Frente a EMI estaba sir Joseph Lockwood uno de los mayores fabricantes británicos de electrónica militar y miembro clave de las altas esferas de la inteligencia militar británica, por ser contratista de la Oficina para la Guerra. Las piezas se empiezan a juntar para entender el complejo industrial militar y el accionar de Tavistock. John Roberts, del imperio farmacéutico Block Drugs, financió Woodstock. La seguridad estaba a cargo de Hog Farm [Granja de Cerdos], entrenados para la distribución masiva de LSD. Ellos eran un grupo conocido como Merry Pranksters [los Alegres Bromistas], cuyo líder era Ken Kesey, quien experimentó con LSD y escribió el libro: Alguien Voló Sobre el Nido del Cuco. Kesey era controlado por la CIA.

La semilla del proyecto secreto para trastornar los valores de los estadounidenses, y luego del mundo entero, había sido plantada. La sociedad norteamericana se estaba desgarrando, Vietnam, Nixon, los hippies, las manifestaciones, la marihuana, las drogas, el sexo y el rock and roll. El pasado colisionaba con el presente, sin que los hijos de las flores supieran que formaban parte de un plan secreto, social y oculto diseñado por las mentes más perversas del mundo, escondidos tras prestigiosas fundaciones, empresas, centros de investigación, tras los amos de los políticos y las entidades financieras. Ellos crearon la cultura pop y de ella se sirvieron para desgarrar a la sociedad, destruir a la familia tradicional y todo, para beneficio personal.

Decidimos iniciar de esta manera para que nuestros lectores comprendan que cuando hablamos de estos temas, todos estamos involucrados. La mayoría de estos proyectos y experimentos secretos tienen como único fin el destruir al ser humano y a la sociedad. Cosas que creemos comunes y las damos como normales, la mayoría de veces son creadas con fines perversos y nosotros no nos damos ni cuenta. Los grandes medios de comunicación no hablan de ellas, nadie nos las cuenta, y es obvio, los medios y periodistas trabajan para la élite, jamás sabremos la Verdad si solamente confiamos en estos canales de información.

Todavía está en funcionamiento la Operación Mockingbird [Sinsonte] que inició a principios de la Guerra Fría, un proyecto secreto de la CIA que compraba la influencia de los grandes medios de comunicación y a sus principales reporteros. A la cabeza de esta operación de reclutamiento de periodistas para convertirlos en espías y diseminadores de propaganda, estaban Frank Wisner, Allen Dulles, Richard Helms y Philip Graham, editor de The Washington Post. Ahora se comprende para quien realmente trabajan los medios y sus voceros disfrazados de periodistas imparciales.

Origen
La elaboración de perfiles es una técnica desarrollada en 1922 bajo el mando del Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA). El Mayor John Rawlings Reese, un técnico del ejército británico, fue instruido para que forme el complejo más grande de lavado cerebral del mundo en el Instituto Tavistock de Relaciones Humanas, como parte de la Universidad de Sussex. Esto se convirtió en el núcleo del Buró Británico de Guerra Psicológica. Este Buró utilizó el trabajo realizado por Reese en sus ochenta mil soldados convertidos en conejillos de indias y en soldados capturados que pasaron por muchas pruebas terribles. Fueron los métodos diseñados por Tavistock los que llevaron a los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial, y que, bajo la guía del Dr. Kurt Lewin, crearon la OSS, la antecesora de la CIA. Lewin se convirtió en el director de la Strategic Bombing Survey [Encuesta Estratégica de Bombardeo], que era un plan para la Real Fuerza Aérea (RAF) para que concentre sus bombardeos en los asentamientos de los trabajadores alemanes, mientras que dejaban fuera a objetivos militares, como las fábricas de municiones. Estas fábricas pertenecían a los banqueros internacionales que no tenían deseos que sus propiedades fueran destruidas. Una vez finalizada la guerra, la OTAN ordenó a la Universidad de Sussex que establezca un centro especial de lavado cerebral que se convirtió en el Buró Británico de Guerra Psicológica, pero ahora, su investigación se enfocaría en la población civil.

La idea del bombardeo indiscriminado de los asentamientos de los trabajadores civiles alemanes era para quebrar su moral. No tenía nada que ver con afectar los esfuerzos bélicos alemanes. Lewin y su equipo decían que, si el 65% de los asentamientos eran destruidos por la noche, la moral de la población civil colapsaría. Un documento fue redactado por la Prudential Assurance Company [Compañía de Seguros Prudential]. La RAF, bajo el comando del Bombardero Harris, llevó a cabo los planes de Lewin, esto finalizó con el bombardeo a Dresden, donde más de ciento veinte y cinco mil civiles, la mayoría ancianos, mujeres y niños, fueron asesinados. Este ataque a civiles fue uno de los mayores secretos de la Segunda Guerra Mundial.

Tavistock proveyó la mayoría de programas que llevaron al establecimiento de la Oficina Naval de Inteligencia (ONI), el servicio número uno de inteligencia de los Estados Unidos, el cual es más grande que la CIA en tamaño y alcance. Contratos que valían miles de millones de dólares fueron otorgados a Tavistock por el gobierno de Estado Unidos. Tavistock continúa proveyendo al Pentágono hasta nuestros días. Tavistock controla más de treinta institutos de investigación en Norteamérica. Estas instituciones han crecido de forma monstruosa, penetrando en cada aspecto de las agencias gubernamentales y tomando el control de toda formulación de políticas. Uno de los manipuladores de nuestras vidas fue el Dr. Alexander King, miembro fundador de la OTAN, favorito del Comité de los 300, y miembro también del Club de Roma. El Dr. King fue designado por el Club de Roma para destruir la educación de los estadounidenses, mediante el control de la Asociación Nacional de Profesores y trabajando en conjunto con ciertos hacedores de leyes y jueces.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), una creación del Club de Roma, se puso a prueba en 1979 con el suceso de la estación nuclear Three Mile Island, en Harrisburg, Pensilvania. Los medios de comunicación lo llamaron un accidente, pero no lo fue, fue una crisis muy bien planificada para probar a FEMA. Otro beneficio adicional fue el miedo y la histeria provocada por los medios, miles abandonaron sus hogares cuando en realidad no había peligro alguno. Fue un éxito para FEMA y para las fuerzas anti-nucleares. Este incidente fue el punto de partida para los llamados, ambientalistas, un grupo altamente financiado y controlado por el Instituto Aspen en nombre del Club de Roma. La cobertura mediática fue provista sin costo alguno por William Paley de CBS, un ex agente británico de inteligencia.

Al llevar a cabo estos experimentos, Lewin descubrió algo nuevo: que el control social a gran escala podía ser logrado utilizando a los medios de noticias para que lleven a los hogares los horrores de una
guerra nuclear a través de la televisión. Se descubrió que las revistas para mujeres eran muy efectivas dramatizando lo terrorífico de una guerra nuclear. Este descubrimiento se lo puso a prueba en la revista McCalls en 1983. 

Una pausa.

¿Qué es el Comité de los 300? 
En 1729, la Compañía Británica de las Indias Orientales fundó este Comité para ocuparse de los negocios bancarios y comerciales internacionales. Está dirigido por la corona británica y representa el sistema bancario mundial en su globalidad y cuenta, además, con los representantes más importantes de las naciones occidentales. Aunque existe desde hace cientos de años, tomó su forma actual en 1897. Siempre dictó las ordenes a través de otros medios, como el RIIA, que fundó Tavistock, y este a su vez creó la OTAN. El mismo John Coleman publicó un libro titulado: Conspirators Hierarchy: The Committee of 300 [Jerarquía de los Conspiradores: El Comité de los 300]

¿Qué es el Club de Roma? 
Según el escritor Ovid Demaris en su libro Dirty Business: The corporate-political money-power game [Negocio Sucio - El juego de poder de dinero corporativo-político], el Club agrupa a miembros del Establishment internacional de veinte y cinco países. Fue creado por el clan Rockefeller, en su propiedad privada en Bellago, Italia. Todavía hoy son ellos quién lo financian. El Club de Roma hizo creer a los medios de comunicación en la crisis de energía y en la súper-población de nuestro planeta. Según el escritor William Cooper en su libro: Behold a Pale Horse [He aquí un caballo pálido], el mito del virus del SIDA, así como la de la vacuna correspondiente, habría sido creación del Club de Roma. 

Continuamos.

Guerra Psicológica
John Rawling Rees, en su libro The Shaping of Psychiatry by War [La Transformación de la Psiquiatría a Través de la Guerra] pedía que se creen grupos de psiquiatras para que desarrollen métodos de control político que empujaran a la mayor parte de la población hacia la psicosis, su idea era volver sumisa a la población al nuevo orden económico que nacería tras la Segunda Guerra Mundial. Al primer experto que reclutó Rees fue a Kurt Lewin, padre de la dinámica de grupo y uno de los primeros en experimentar con la modificación de la conducta. Lewin es famoso por perfeccionar la técnica del grupo carente de líder, formulada por los nazis, y convertida en herramienta de la contrainsurgencia. Lewin también creó el fascismo de rostro democrático, uno de los temas dentro de este nuevo postulado era el control sobre los medios de comunicación y medios culturales para así manipular las políticas de prensa y sesgar la información.

En un principio los experimentos de lavado cerebral se realizaban con soldados del ejército inglés. Esta información fue revelada por error en 1974 por el Sunday Times de Londres. En un artículo que hablaba de las fuerzas especiales del Ejército de Estado Unidos, se describía las técnicas de contrainterrogatorio que se emplean hoy en día. El programa cuenta con cuatro pasos: 1. quebrar psicológicamente a la persona, mediante tortura o aislamiento. 2. Crear un alter ego plausible, una coartada. 3. Destruir más el ego, para que resista al interrogatorio del enemigo. 4. Preparar al soldado para que venza al detector de mentiras, utilizando sacudidas eléctricas mezclado con palabras de uso cotidiano. Estas técnicas las utilizaron la OSS y la CIA. Tavistock fue más allá y posteriormente incluyó en estos experimentos hipnosis y drogas psicodélicas. Un centro utilizado para estos proyectos era el de Powergen, en Solihull, Reino Unido, donde se entrenaba a los nuevos agentes de
inteligencia del MI6. Uno de estos soldados fue Richard Tomlinson, quien dijo: «se los iba a obligar a convertirse en esclavos de un demoniaco programa de control mental llevado a cabo por el MI6 y autorizado por la francmasonería del Real Arco a través del Instituto Tavistock» Algunos de los que
trabajaron en estos proyectos fueron Rees, Eric Triste, Richard Helms (director de la CIA) y el jefe de la operación MK-Ultra, Sidney Gottlieb.

Rockefeller
En 1946 la alianza Rees-Tavistock-Rockefeller se formalizó mediante el Memorándum Rockefeller. Rees expuso sus ideas a la familia Rockefeller y su fundación (Fundación Rockefeller), que ya había dado a Tavistock grandes montos de dinero en 1934, aceptó y la Clínica Tavistock, se trasformó en el
Instituto Tavistock de Relaciones Humanas. Ahora realizaría sus trabajos bajo el título de investigación de operaciones. Uno de los primeros pasos fue contratar a psicólogos que habían trabajado en los laboratorios de tortura militar y los colocó en campus de varias instituciones civiles, así se ubicaron en el Instituto de Trabajo, Instituto de Salud Mental, en las tres ramas del ejército estadounidense y fueron estos entes quienes crearon la CIA, la Junta de Jefes de Estado, el Consejo de Seguridad Nacional, parte de la red que estaba construyendo Rockefeller para Estados Unidos una vez que sea la primera potencia mundial.

Plan Marshall
Para que Rockefeller tomara el control de todos los sindicatos obreros del mundo, como lo hizo en Estados Unidos, se ideó el Plan Marshall. Este plan se diseñó para enfrentar la decadente situación económica y social de Europa tras la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos se encargaría de la ayuda humanitaria, reconstrucción y saneamiento de la economía europea. La trampa estaba en que Estados Unidos exigió que se libere el comercio e incremente la productividad para garantizar la americanización de Europa.

Todo lo que sucedía en Europa debía ser aprobado por Estados Unidos. Entre 1948-1951, duración del Plan, el Congreso se apropió de 13.300 millones de dólares en concepto de ayuda humanitaria, este dinero se utilizó para comprar, a buen precio, todas las existencias de la industria y a la clase obrera europea. Churchill describió este plan como la «acción más sórdida de la historia» El Plan Marshall llevó al Plan Schuman (1950) este nuevo plan propuso que toda la producción de carbón y acero tanto de Francia como de Alemania se pusiera bajo el control de un único organismo supranacional, así se creó la Comunidad Económica del Carbón y el Acero (CECA), luego se creó la Euratom (Comisión Europea para la Energía Atómica) y finalmente el Mercado Común. La CECA era el primer paso para la unificación política, el primer ladrillo de la Empresa Mundial S.A. Con el Tratado de Roma en 1957 se abrió el camino para la Comunidad Económica Europea, el primer paso hacia la futura sociedad anónima mundial estaba dado.

Parapsicología
Tavistock acudió también a la parapsicología para sus fines. Experimentaron con sustancias químicas para estimular las capacidades psíquicas. Dentro de los expertos estaba Sidney Gottlieb, jefe de Equipo de Servicios Técnicos de la CIA, relacionado con la Operación Paperclip y con el asesinato a
JFK. Detrás del asesinato de Kennedy estaban ocultistas, agentes de inteligencia y científicos nazis. La CIA y Tavistock abrieron la Caja de Pandora repleta de fuerzas demoníacas. Para cumplir con sus objetivos utilizaron drogas, hipnosis, privación sensorial drástica, para borrar la conciencia y grabar una nueva, no tardaron luego en meterse con ocultistas, magos, brujos, sacerdotes y chamanes. El fin era lograr el control de la conciencia y la memoria, utilizarlas, modificarlas, borrarlas, con el programa MK-Ultra lo lograron. Se habían abiertos las puertas de la percepción, pero no solo gracias a las drogas: mescalina, LSD y psilocibina, sino gracias al espiritismo y los rituales secretos. En 1964 se acepta estas nuevas formas de experimentación y de la Universidad Americana de Washington salió un informe titulado: Brujería, hechicería, magia y otros fenómenos psicológicos, y sus implicaciones en las operaciones militares y paramilitares efectuadas en el Congo.

Operación Paperclip
La guerra psicológica ha existido desde siempre, pero fue en realidad descubierta durante la Segunda Guerra Mundial. Durante el Tercer Reich, los científicos y expertos nazis empezaron a investigar sobre el control mental para forjar a un soldado invencible. Así quedó escrito en las memorias de Wulff, el astrologo de Himmler. Sabemos que los grandes líderes nazis eran ocultistas y que practicaban rituales paganos dentro de sus instituciones, claros ejemplos son las SS y la Sociedad Thule. Los avances tecnológicos y bélicos alemanes eran muy importantes para los norteamericanos, es así que terminada la guerra buscaron la forma de apoderarse de esos conocimientos, y para hacerlo pusieron en marcha la Operación Paperclip, diseñada para resguardar a altos jerarcas nazis, científicos y profesionales. El Vaticano ayudó también en este esfuerzo con las llamadas, líneas de ratas. Así llegaron algunos fieles servidores de Adolf Hitler a Norteamérica, protegidos por el gobierno de ese país, pero junto a ellos también llegaron criminales de guerra e investigadores de la psicología humana. Uno de los tantos fue Friedrich Hoffmann, que asesoró a la CIA en el uso de sustancias psicotrópicas y trabajó en programas de control mental. Uno de los proyectos traídos desde Alemania fue la Programación de Marionetas que cambió su nombre a Proyecto Monarca. Así se juntan los conocimientos nazis con los gobiernos británico y estadounidense. Muchos de los expertos eran nazis que ahora trabajaban para la CIA y los Rockefeller. Así se fueron internando en grandes instituciones y organizaciones, así fueron experimentando con drogas y torturas, así fueron cambiando el rumbo de Estados Unidos y el mundo. Durante el periodo de 1968 a 1972, Paul Dickopf, un nazi, pasó a ser jefe de la Interpol. La mayoría de universidades norteamericanas están bajo el control de Tavistock, un claro ejemplo es la Universidad de Michigan y su Instituto de Investigación Social, basados en los métodos de Rees y Tavistock. No se quedan atrás Harvard, Columbia, Berkeley y Stanford, todas tapaderas de la CIA. Organizaciones como la Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, el Consejo de Relaciones Exteriores, la Fundación Carnegie, son los lugares desde donde se transmite y fomenta las técnicas de control cerebral de Tavistock.

El Asesinato de JFK
«…una broma, una burla hacia la víctima(s) para mostrar su poder y macabra arrogancia. Cuando esto se lo realiza de manera encubierta, acompañado por ciertos signos ocultos y palabras simbólicas y sin ninguna verdadera respuesta de oposición o resistencia del objetivo(s), es una de las más eficaces técnicas de guerra psicológica y violación mental.» Así describe Michael Hoffman en su libro Secret Societies and Psychological Warfare [Sociedades Secretas y Guerra Psicológica] a los asesinatos rituales como control mental.

La mayoría de nosotros conocemos sobre el asesinato de John Fitzgerald Kennedy el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas. Lo que muy pocos conocen, es que este fue un asesinato ritual, donde se usaron métodos ocultistas, numerología, simbolismo, cábala, masonería y creencias fuera de este mundo.

Kennedy fue eliminado en la Elm Street [Calle Olmo], que forma uno de los dientes del diseño de tridente de la Plaza Dealey, lugar de la primera Logia Masónica de Dallas (en el sitio también existe un obelisco y una piscina reflectante). La Calle Elm se une directamente con la Ruta US 77.

El número 77 tiene su simbolismo. Lavey, el fundador de la Iglesia de Satán, enlista a los 77 nombres infernales de los dioses y diosas del infierno. También es una señal masónica, el número de la Venganza de Lamech, ancestro de Hiram Abiff, el Maestro Masón. En el Libro 77, Aleister Crowley, el famoso ocultista, llamado La Gran Bestia 666, escribe: «El sublime y supremo septenario en su madura manifestación mágica a través de la materia… 7, el septenario; 11, el número mágico; 77, por lo tanto, la manifestación del septenario. 77 el dios-cabra, capricornio, el diablo del Tarot» Y en su libro: Gematría, «77 = 7 x 11, el poder de la magia en su perfección.»

El tridente. El trébol o tridente es un símbolo de Shiva, Poseidón, Satanás. El Tridente es un símbolo de fuego, es el arma del diablo.

La Ruta 77 se extiende al norte, hacia la ciudad de Oklahoma y pasa a unos pocos kilómetros del antiguo Edificio Federal Alfred P. Murrah, destruido por una bomba en 1995. La Ruta también va hacia el sur y pasa a unos pocos kilómetros del sitio donde ocurrió la Mascare de Waco en 1993.

Ustedes se preguntarán, si todo esto es real, porque no se lo oculta y más bien se lo exhibe a plena luz, o en películas, canciones, videos, etc. La cuestión es que a estos individuos les encanta ocultar las cosas a la vista de todos.

Para entender el asesinato de Kennedy hay que ubicarlo en el mundo del control mental de Tavistock. Debemos tener una visión que detecta todo símbolo y vínculo, empezando por la importancia de los nombres, los lugares y sus coordenadas, y luego de las acciones obsesivas que nacen de las confluencias de ambos y que ha terminado conociéndose como rituales. En ocasiones el simbolismo es descarado, pero como lo desconocemos, no le damos importancia. Para muchos el asesinato es complejo, un caos, sin embargo, si se lo analiza fríamente, es muy comprensible y claro. Para el escritor Estulin, el asesinato de Kennedy no fue político o económico, sino un acto de hechicería, para controlar la mente soñadora y denominar sus fuerzas. En 1963 murió algo del pueblo estadounidense, llámese idealismo, inocencia o búsqueda de la excelencia moral. El único motivo del
asesinato fue para transformar a los seres humanos.

Matar al Rey
En la mañana del 22 de noviembre, Kennedy (Dios Sol) y su esposa, Jacqueline Lee Kennedy Onassis, (Reina del Amor y de la Belleza) llegaron en avión hasta la puerta 28 del aeródromo Love Field [Campo de Amor] de Dallas. El 28 es número cabalístico de Salomón, su nombre salomónico es Beale. A 28 grados de latitud del estado de Texas se encuentra el lugar del antiguo rancho Kennedy. A 28 grados de latitud también está Cabo Cañaveral, lugar de donde partió la misión a la Luna, gracias a los esfuerzos de JFK y también gracias a su muerte. Entre los templarios, el grado 28 de latitud corresponde al Rey del Sol. El presidente llegó en el Fuerza Aérea Uno, nombre clave: Ángel.

El desfile partió de Love Field hacia la Plaza Dealey, aquí había un templo masón, hoy demolido, pero una marca registra el lugar. En las oficinas de la CIA en Nueva Orleans, cuyo cuartel general estaba en un edificio del templo masónico, se planificó el operativo de seguridad de la Plaza. Dallas, en Texas, está a unos quince kilómetros al norte del paralelo 33. El grado 33 es el más alto de la masonería. La logia fundadora del Rito Escocés de Estados Unidos se creó en Charleston, Carolina del Sur, población situada exactamente sobre el paralelo 33.

La Plaza Dealey está cerca del río Trinity [Trinidad] que antes inundaba la plaza, así la Plaza simbolizaba el tridente de Neptuno que se unía con el mar. Aquí llegó la Reina y el Rey, o chivo expiatorio, que era en el rito de Matar al Rey, el Ceannaideach [Cabeza Fea o Cabeza Herida en gaélico] Ceannaideach es como se dice Kennedy en gaélico. El escudo de armas de los Kennedy en Escocia está lleno de folclore, su árbol insigne es el roble, y su emblema, un delfín. Kennedy recibió un disparo en la «cabeza», cerca del «roble» que hay en la Plaza Dealey.

Nos detenemos por el momento. Continuaremos en la próxima edición de Abanico.

Tridente, Plaza Dealey

Comentarios