#Northwoods

Revista Abanico Ed.11
Sección: Desde Otra Perspectiva
Leer la Revista


En la anterior edición de Abanico iniciamos un tema poco conocido entre la gente. En este nuevo número de la revista continuaremos desarrollándolo para descubrir nuevas <<teorías>> que resultaron ser muy ciertas. Al mismo tiempo, explicamos a nuestros lectores el origen del término <<teoría de la conspiración>> y dijimos que lo creó la CIA para evadir cualquier cuestionamiento a la historia oficial del asesinato de John F. Kennedy. También conocimos una de estas teorías que resultó verdadera, la operación MK-Ultra, un programa de control mental implementado por la CIA
en los años cincuenta hasta los setenta y que muchos están seguros que continúa hasta nuestro días. Como lo dijimos en la anterior edición, seguimos con este tema y ahora les presentamos otra teoría que resultó ser completamente verdadera, la Operación Northwoods.

La Operación Northwoods se desclasificó el 18 de noviembre de 1997. Es una bien documentada operación de bandera falsa, creada por el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica en el año de 1962. Una operación de bandera falsa es una táctica militar y de guerra, utilizada desde los tiempos del Imperio Romano. Son operaciones clandestinas diseñadas por empresas, organizaciones y gobiernos, para hacer creer que otros las llevaron a cabo.


Esta operación exigía que la CIA y otros operativos cometieran actos genuinos de terrorismo en ciudades norteamericanas contra objetivos militares y civiles. Estos actos de terrorismo serían inculpados a Cuba para obtener el apoyo ciudadano y poder emprender una guerra contra ese país. Dentro de la Operación Northwoods constaba el secuestro y derribo de aviones comerciales, ataques a bases militares y barcos norteamericanos y el bombardeo de civiles en ciudades estadounidenses, seguidas de pruebas falsas y otras tácticas que implicarían al gobierno cubano. 

Tras el triunfo de la Revolución Cubana, el comunismo amenaza con regarse por la región como semilla en tierra fértil. Para combatir al fantasma rojo, el estado mayor de las fuerzas armadas estadounidenses diseñó un macabro plan que lo llamó Operación Northwoods. Este plan les permitiría invadir la Mayor de las Antillas y derrocar al dictador. La brillante idea fue rechazada por el presidente Kennedy quien amenazó con destituir a sus creadores, y muchos piensan que esta decisión aceleró su asesinato.

El ejército de Estados Unidos sería utilizado para atacar a su propio pueblo. Las principales ciudades serían blancos del terror, coches bomba en Miami, secuestro de aviones en Nueva York, atacantes suicidas en Chicago, Los Ángeles, Boston... los culpables para el adormecido mundo serían los comunistas cubanos. El objetivo era que la sociedad apoye una invasión a la isla, martirizarían al pueblo quien luego permitiría al gobierno cualquier acción en pro de su defensa.

Cada atentado tendría que ser violento y terrorífico, luego usando a los medios de comunicación de masas se desataría una campaña con el fin de crear sentimientos nacionalistas, aberración por lo rojo y generar un pensamiento colectivo que el enemigo de Estados Unidos es el pueblo cubano y sus dirigentes.

Aprobado por unanimidad por los generales: George Decker (Ejército), Curtis LeMay (Fuerza Aérea), David Shoup (Marines), George Anderson Jr. (Navy) y Edwin Rolando (Guardacostas), todos subordinados a la comandancia de Lyman Lemnitzer (Ejército), quien más tarde se convertiría en un acérrimo enemigo del presidente Kennedy.

La operación Northwoods revela uno de los planes más corruptos de la historia de Estados Unidos, iniciaría atacando la base norteamericana de Guantánamo, ubicada en Cuba. El ataque sería realizado por mercenarios cubanos contratados por Estados Unidos y que utilizarían uniformes del ejército cubano. Además se volaría un barco de manera teledirigida, el cual estaría vacío, en aguas territoriales cubanas. La operación Northwood también admitiría arrestos de agentes cubanos inexistentes, y se firmarían aparentes confesiones, publicándose así una información totalmente falsa. 

Asimismo, un falso avión cubano bombardearía República Dominicana y se utilizarían armas soviéticas. Inclusive se contempló planes para destruir un avión en el aire, llegando hasta el punto de falsificar la historia diciendo que un avión cubano haría explotar un avión norteamericano cerca de Florida.


Así conocemos de otra teoría de la conspiración que resultó ser cierta. Nuestro camino recién empieza, en los próximos números de Abanico les seguiremos contando sobre otras teorías que ahora son hechos innegables y que han marcado del devenir de la sociedad y el mundo.

Comentarios