#ElResplandor


Revista Abanico Ed.6
Sección: Fortaleza de los Escritos
Leer la Revista



Hemos venido conversando de la Luna en la cuarta y quinta edición de Abanico. En el artículo, La Luna, hablamos acerca del origen de nuestro satélite artificial utilizando la versión oficial y otros estudios poco difundidos. En ¿La Pisamos? expusimos dos puntos de vista acerca del alunizaje, uno que avala su logro y otro que desmonta totalmente esta afirmación. Al concluir ese artículo hicimos una pregunta, si realmente todo fue un montaje? ¿Quién lo hizo? Y esta vez estamos aquí para contárselo.

Como sabemos, no existe debate acerca de estos temas. La ciencia oficial es considerada por el humano moderno como una religión, las teorías científicas se transforman en dogmas y quien no las apruebe se convierte en una persona atrasada. Todo estudio, teoría o hipótesis que lleve consigo la palabra, científica, es considerada verdad casi absoluta. Muy pocos se detienen a considerarla y analizarla, la gran mayoría la digiere como un hecho.
Iniciamos este nuevo artículo con una de las más famosas fotografías del alunizaje. Estudiosos dicen que solamente se necesitan 5 segundos para comprobar que es un montaje. El horizonte es visible detrás y enfrente, en su visor, demostrando cuan pequeño era el set; además vemos que la sombra del módulo lunar casi llega al horizonte. Pero sabemos que nuestros lectores necesitan más información para hacer su propio análisis, así que prosigamos.

Muy pocos se dan cuenta con la facilidad que el astronauta tiene su brazo izquierdo doblado a noventa grados. Si realmente estaría en el espacio exterior sin atmosfera, el traje espacial tendría que estar dramáticamente presurizado con aire comprimido, que al parecer no lo está por el gran número de arrugas en él y la facilidad que tiene para doblar el brazo. Si se fijan en el lado derecho del astronauta, por su cintura, se pueden dar cuenta cómo el fondo cambia de un gris claro a uno oscuro. Aquí es donde el paisaje real y el falso, una fotografía en la pared, convergen. Volvamos a ver el visor
y podremos notar que en realidad hay tres tonos de sombra frente a él. La más oscura es de todo el cuerpo de la persona y la del módulo lunar. La segunda es el área tenue sin sombra en la parte superior izquierda del visor, justo debajo del horizonte negro. La tercera, la sombra media, abarca la mayor área ya que es la sombra de la pared del fondo falso, causando una notable sombra angular en primer plano al frente de la persona en el traje espacial.

El diseñador de la cámara con la cual se tomó la fotografía admitió en una entrevista, que la sombra del astronauta indica que el sol está detrás de ellos, sin embargo también están alumbrados con luz eléctrica suplementaria desde el frente, ninguna de las cuales la NASA admitió llevar a la misión, ya que dijeron que la luz natural del sol, sin nubes, era más que suficiente.
Y podríamos continuar con más fotografías y filmaciones pero dejaremos que sean ustedes quienes profundicen y realicen su propia investigación, nosotros queremos contarles quien fue el creador del falso alunizaje. 

Nació en la ciudad de Nueva York el 26 de julio de 1928 y creció en el Bronx donde su padre trabajaba como doctor y su madre se dedicaba a tareas domésticas. No fue un gran estudiante ni en la escuela peor en el colegio a pesar de su gran inteligencia. Pensó en ser novelista o beisbolista, pero desde los 16 años se dedicó a la fotografía logrando un puesto en la revista Look; sin embargo la mayoría de su tiempo lo pasaba en el Museo de Arte Moderno. Aplicó para varias universidades pero ninguna lo aceptó. Inició su carrera cinematográfica en los cincuenta, fue director de fotografía, editor y sonidista, luego se convertiría en director, escritor y productor. Entre sus primeras obras están
Spartacus(1960), Lolita (1962) y Dr. Strangelove (1964). No hablamos de otro sino del genio, Stanley
Kubrick.
Cuenta el asesinado Bill Cooper, autor del libro Behold a Pale Horse (He Aquí un Caballo Amarillo), que la falsedad del alunizaje fue filmado en los estudios de Walt Disney y el desierto de Arizona, fue
Stanley Kubrick quien lo hizo pero al no dejarlo hacer a su manera, se cometieron gran cantidad de errores. Como recompensa le regalaron unas cámaras especiales con las cuales pudo realizar grandes tomas en su película Barry Lyndon (1975). La posibilidad de que Kubrick filmara el alunizaje es casi un hecho, no existen pruebas contundentes pero hay varias muy buenas razones para creerlo. Bart Sibrel en una entrevista en el programa Buzzsaw con Sean Stone, cuenta que al ser el alunizaje un montaje, los involucrados podían haber contratado al director de medios del Pentágono con gran seguridad pero hubieran tenido resultados de aficionados, o podían contratar al mejor cineasta sin lugar a dudas de ese tiempo y obtener muy buenos resultados inmediatos y preocuparse de la seguridad después.

Nos dice que es una gran coincidencia que Kubrick en 1968 estuviese filmando justamente una película sobre el espacio, 2001 Una Odisea del Espacio, y que el director de vuelo de la misión junto a Wernher von Braun visitaran los sets donde se estaba rodando esta película. Kubrick era un genio para su época, al hacer una película siempre utilizaba un guion y una trama casi perfecta. La fotografía, dirección de actores, encuadres, travellings, iluminación y zooms eran impecables, algo nunca antes visto. Cada una de sus películas tiene varias lecturas e interpretaciones convirtiéndolas en obras complejas pero fabulosas. En cada una de ellas dejaba mensajes ocultos que solo los entendidos podían descifrarlos, esto le causó grandes problemas en su vida.
En la película, Nacido para Matar (1987), que no se trata sólo de guerra, nos cuenta la historia oculta del programa MK-Ultra de la CIA, con alusiones en toda la película a Mickey Mouse. Mientras muere, uno de los personajes hace una pregunta para muchos sin sentido: ¿Qué es esta mierda de Mickey Mouse?, y la respuesta sería, el programa de control mental de la CIA. Es poco conocido, pero la palabra secreta para el desembarco en Normandía en la Segunda Guerra Mundial era MickeyMouse. Kubrick era masón de grado 33 por eso le permitieron que ingrese a estos círculos secretos En esta película escuchamos la canción del Club de Mickey Mouse, algo que no tiene nada que ver con el guión o la trama.
En El Resplandor (1980), nos deja claves sobre el falso alunizaje. Considerada una obra maestra del terror, en una escena podemos ver a un niño, Danny, arrodillado, jugando en un piso con figuras geométricas y hexagramas. Lleva un saco de color azul y amarillo, colores masónicos, en él un cohete con la palabras Apollo 11 USA. Una misteriosa pelota aparece, representa a la Luna, la recoge y va a la habitación 237, en la novela original el número es el 217. 237 mil millas, la distancia calculada ese tiempo de la Tierra a la Luna. Jack Torrance, otro personaje juega al beisbol junto a unos dibujos de cohetes humanos,referencia al Apollo11. En la novela original aparece una niña, Kubricklas hace dos en alusión al proyecto Gemini de la NASA que terminó en el falso alunizaje. Danny es la parte buena de Kubrick, Jack la mala, esa parte que lo llevó a filmar el falso alunizaje. 
Quien no haya visto esta película que corra a verla, nadie entenderá las películas de este genio sino conoce el mundo tras las sombras, la simbología, la numerología, la elite que nos gobierna tras bambalinas. Al filmar su última película, Ojos Bien Cerrados (1999), estipuló en el contrato que fuera
estrenada el 16 de julio de ese año, el 30 aniversario del alunizaje.


Quedan varias películas que analizar, mejor las dejamos para la séptima de Abanico, por el momento preferimos que ustedes continúen investigando y desentrañando al inigualable StanleyKubrick.

Comentarios