Un #Fenómeno - #UmbertoEco


Revista Abanico Ed.15
Sección: El Bibliófilo
Leer la Revista

Este escritor es otro de los grandes, para nosotros está en lo más alto de la literatura mundial, sus obras trascenderán en el tiempo y jamás dejarán de ser actualidad. La mayoría lo conoce por su célebre novela histórica de misterio, <<El nombre de la rosa>> (Il nome della rosa, 1980), estamos
hablando del fantástico Umberto Eco.

Nació el 5 de enero de 1932, en la ciudad de Alessandria, en la región italiana de Piamonte, en el centro del triángulo que lo componen las ciudades de Génova, Milán y Turín. Su padre luchó en tres guerras y él, junto a su madre, se trasladó a vivir en una pequeña villa de la ladera piamontesa durante la Segunda Guerra Mundial. Recibió una educción salesiana, la cual nunca olvidó, y en muchas de sus obras y entrevistas hizo referencia a la orden y a su fundador. Se dice que su apellido es un acrónimo de ex caelis oblatus, que quiere decir: un regalo de los cielos, y que fue otorgado a su abuelo por un oficial de la ciudad ya que era un niño expósito. Su padre venía de una familia de trece hijos, y era un entusiasta de las leyes, tratando de pasar esta afición a su hijo Umberto; pero él tenía otros planes, así que ingresó a la Universidad de Turín para estudiar filosofía medieval y literatura. Su tesis la realizó sobre la vida de Tomás Aquino, trabajo que le hizo ser un bachiller universitario en
letras con mención en filosofía en 1954. En este periodo, Eco abandona su fe católica apostólica romana debido a una crisis de fe. Su carrera le llevó a ser editor cultural para la RAI, Radiotelevisione Italiana, emisora estatal y profesor de la Universidad de Turín desde 1956 a 1964. En 1956 publicó su primer libro, <<El problema estético en Tomás de Aquino>>, que fue una extensión de su tesis doctoral. Tras un breve paso por el ejército, en 1959, salió a la luz su segunda publicación <<Arte y belleza en la estética medieval>> con la cual se consagró como un erudito medieval. Trabajó como editor de la prestigiosa Casa Editrice Bompiani en Milán, y en 1962 publicó su <<Obra Abierta>> relacionada con el arte moderno.

Eco continuó publicando trabajos académicos en los años sesenta, enfocados en la semiótica, mientras contribuía con varias publicaciones universitarias. Al mismo tiempo dictaba clases en universidades de Florencia y Milán. Se convirtió en el primer profesor de semiótica en la Universidad de Boloña en 1971 y publicó su << Tratado de semiótica general>> en 1976. (semiótica: ciencia que estudia los diferentes sistemas de signos que permiten la comunicación entre individuos, sus modos de producción, de funcionamiento y de recepción)

El año 1978 marcó un significante giro en la carrera de Eco cuando decidió escribir una novela luego de una invitación de un amigo. La historia detectivesca, <<El nombre de la rosa>> se convirtió en un bestseller internacional dando a su autor una nueva identidad. En 1986, el libro se convirtió en
película, en ella actuaron Sean Connery y Chrisian Slater. Para Eco ya no había vuelta atrás y continuó escribiendo excepcionales novelas como: El péndulo de Foucault (Il pendolo di Foucault, 1988), La isla del día de antes (L’isola del giorno prima, 1994), La misteriosa llama de la Reina Loana (La misteriosa fiamma della regina Loana, 2004), El cementerio de Praga (Il cimitero di Praga, 2010).

Fue un apasionado coleccionista de libros y manejó el Programa de Ciencias para la Comunicación de la Universidad de Boloña, a menudo viajaba para dar conferencias, cursos y al mismo tiempo se daba tiempo para continuar escribiendo libros de ficción y de no-ficción, a la vez que escribía para la revista L’Espresso.

Umberto Eco nos dejó el 19 de febrero de 2016 a los ochenta y cuatro años de edad. Nos dejó físicamente, pero sus libros perdurarán hasta el final de los tiempos.

Y es así que hemos decidido invitarles a que lean tres libros de Eco, más bien, les invitamos a que lean todos ellos, sin embargo, por el momento solamente nos quedaremos con estos tres.

El péndulo de Foucault
Es una novela del género histórica, considerada anti-esotérico debido a la forma satírica que maneja la trama. Es una historia narrada en primera persona por uno de los tres protagonistas de la misma. Una editorial muy especial, Garamond, divide su esfuerzo comercial en dos líneas editoriales. Por un lado, edita y publica literatura ligeramente formal, de una calidad medianamente aceptable, con la cual obtiene unos beneficios moderados, por el otro, realiza publicaciones de autores aficionados, con poca salida comercial, a los que se acaba por convencer para financiar sus propias publicaciones. El fin es enriquecer al dueño de ambos negocios editoriales, el señor Garamond. En Garamond acaban coincidiendo tres intelectuales: Casaubon, cuyos estudios universitarios le han hecho un especialista en los templarios, Belbo, trabajador de la editorial Garamond y Diotallevi, que es compañero de Belbo. Aprovechando los conocimientos de Casaubon sobre los templarios, Belbo y Diotavelli le invitan a asistir a una reunión con un autor, Andretti, interesado en publicar un estudio sobre una hipotética conspiración templaria, la cual ha diseñado teniendo como base un documento de aquel tiempo, que estaba incompleto y era de dudosa procedencia. Pero, después de la reunión, Andretti desaparece misteriosamente. Pasan varios años, en los cuales Casaubon viaja a Brasil donde es testigo de excepción de algunas de las experiencias místicas más impresionantes de su vida. Allí también vive una historia de amor con Amparo, protagonista de alguna de estas experiencias y conoce a Angié, personaje con el que volverá a coincidir en Europa y que pasará a ser parte importante de la novela. De vuelta a Milán conoce a su pareja, Lia, que le dará un hijo. Más tarde, a través de su antiguo contacto en la editorial, Belbo, se le ofrece trabajo en Garamond como ilustrador de un ambicioso proyecto sobre la historia de los metales. Proyecto que acaba evolucionando en un trabajo aún más ambicioso sobre ocultismo y esoterismo del que el editor piensa sacar grandes beneficios gracias al doble juego editorial en el que está basado su negocio. Por un lado, Garamond piensa en publicar una especie de enciclopedia del ocultismo y, por otro, aprovechándose del fuerte tirón que estos temas tienen entre los adeptos a las teorías místicas, ofrecer la publicación de sus trabajos a través de Manuzio, su editorial paralela, a los autores que pudieran ser susceptibles del enredo comercial, con lo que el éxito empresarial estaría garantizado. Los tres personajes comienzan a trabajar juntos y a ellos se suma Angié, que, en su condición de estudioso del esoterismo y el hermetismo, que les servirá de gran ayuda para seleccionar los textos y dirigirlos a la editorial adecuada. Entre bromas, cábalas y ejercicios de asociación imposibles, en el que los futuros autores de Manuzio y sus alocadas teorías conspiratorias son el centro de las burlas, acaban proyectando un hipotético plan para dominar al mundo en el que el eje del mismo es el documento incompleto que el desaparecido misteriosamente Andreotti les dejó. Todo comenzara como un inocente juego para intelectuales, un rompecabezas imposible, un ejercicio de inteligencia para satisfacer sus propios egos, para acabar conduciéndoles por un camino de perdición que pone en peligro sus propias vidas.



El Cementerio de Praga
Catalogado como un libro polémico, y criticado por la comunidad judía y la iglesia católica en Italia, porque según ellos trata el tema del antisemitismo de forma ambigua, esta novela fue publicada en el año 2010. La novela comienza en París, en marzo de 1897. El narrador nos permite descubrir al capitán Simonini, un anciano que, sentado junto a la ventana en medio casi de la penumbra, se dispone a escribir un diario en el que hará un repaso de lo que ha sido su vida. El autor comienza así un juego con el lector que no se resolverá hasta el final de la novela. Simonini comienza a escribir, pero tiene fallos en la memoria, ésta se niega a recordar como mecanismo de defensa y el diario estará plagado de lagunas hasta que interviene un personaje enigmático, el abate Dalla Piccola, que se introduce en el diario <<para desbloquear puertas herméticamente cerradas de la memoria de Simonini, revelándole lo que Simonini se niega a recordar>>. Se alternan así dos relatos muy diferentes y el narrador tendrá que decidir cuál es la verdadera historia. Esta obra también puede considerarse un libro meta-literario o incluso un libro juego, que busca en todo momento la complicidad e implicación del lector. En él, no importa el argumento, sino más bien el mensaje, que trasciende la historia que se nos narra para tender puentes a través de la Historia y vincular hechos del pasado con los actuales. No se trata pues, de una obra fácil. Existen al menos tres narradores virtuales, uno de ellos, con una cierta tendencia esquizofrénica. El revolucionario que nos narra a través de su diario la historia de su vida desde la infancia hasta final del siglo XIX. En algunos tramos, un abate que vive en el mismo inmueble que el revolucionario toma la palabra y comenta hechos que el otro no pudo conocer. Finalmente, hay otro narrador por encima de estos que comenta lo que escriben en tercera persona. Esta amalgama de voces narrativas en primera y tercera persona, hace que el libro resulte algo confuso al principio, mientras te aclaras sobre los personajes-narradores. Por otro lado, hay tal cantidad de nombres, lugares, descripciones, tal densidad de sucesos históricos, conspiraciones, manipulaciones literarias, menciones, citas, referencias etc., que resulta difícil de seguir si se carece de una cierta cultura. Es decir, es un libro que exige, como dije antes, que el lector tome partido, se implique y se esfuerce en comprender el juego planteado por Eco.


Número Cero
Esta es la séptima y última novela de Eco publicada en 2015. Una vez más nos topamos con una sátira esta vez sobre el periodismo, la política y las teorías de conspiración. La historia transcurre en 1992 en Milán y nos narra la vida de Colonna un escritor de cincuenta años que nunca terminó su carrera y se lamenta el haber dejado el periodismo. Sin embargo, recibe la propuesta de Simei para
formar parte de un proyecto cuyo objetivo es adelantarse a los acontecimientos que aún no han ocurrido basándose en suposiciones. El proyecto será la creación de doce publicaciones en un diario llamado Domani. Para Simei, este no es más que un proyecto para convencer a un magnate anónimo que es posible realizar una tarea así, su verdadero objetivo es chantajear a banqueros de la élite y políticos italianos. El único que conoce el plan es Colonna, el resto del equipo permanece ignorante mientras reciben clases avanzadas del manejo de los medios de comunicación. Este último punto es uno de los más interesantes para el lector en materia de periodismo y comunicación. Entrelazado con la ficción, la novela satiriza los recursos que los medios utilizan a su favor. Entre ellos el uso y selección estratégica de citas, la subestimación del lector, la deslegitimación, el reciclado de noticias o la apelación a lo sentimental a la hora de hablar de una tragedia o de hechos cercados por la corrupción. Así, la obra deja entrever, mediante el análisis del papel de los medios de comunicación en la sociedad, una crítica indudablemente activa, tanto hacia los periodistas como a los propietarios de medios, editores y hasta los lectores en su rol de agentes pasivos. No obstante, el punto argumental más fuerte de la historia se nos presenta con el personaje de Braggadocio, quien cuestiona la veracidad de un sinfín de crímenes y conspiraciones políticas que hasta el día de hoy han marcado la historia de Italia de manera irreversible. Entre ellos el atentado de Piazza Fontana en Milán, el asesinato del ex presidente italiano Aldo Moro en 1978, o las sorpresivas muertes de múltiples papas y muchísimos hechos más. Pero sin duda la más impactante de todas es la teoría de que Mussolini nunca fue fusilado en 1945 sino que fue un doble, y el verdadero dictador sobrevivió exiliándose a Argentina. Entre estos relatos de la historiografía oficial (y la no tan oficial), el autor, expone la radiografía sociopolítica de la Italia moderna. A su vez, con la trama de este personaje nos aconseja no confiar ciegamente en los medios, perder las certezas, porque siempre alguien nos está engañando: <<los periódicos no están hechos para difundir sino para encubrir noticias>>, y esto siempre ocurre con un interés detrás.


Eco se ha ido, pero nos deja mucho, algunos lo consideran sátira, pretensión y hasta burla, para nosotros Eco sabía mucho, lo dejó plasmado en forma jocosa, no podía decirlo abiertamente ya que lo hubieran ridiculizado propios y extraños, lo hubieran llamado, un teórico de la conspiración.

Comentarios