El Río #Amazonas




Revista Abanico Ed. 3
Sección: El Bibliófilo
Leer la Revista
Como es costumbre en este espacio, recomendamos a nuestros lectores libros diferentes. No siempre el más vendido es el mejor, o la novela de moda es una verdadera joya literaria. Por eso, como en todo, el bibliófilo debe saber cuáles escoger dentro de una muy extensa lista. Según datos que presenta el periódico ABC, el sector editorial español publicó en 2014, 72.416 títulos, 2.5% menos que en 2013. Esta cifra a pesar de haber caído sigue siendo asombrosa.

Ya que la tarea de seleccionar es ardua, no está por demás una pequeña ayuda. En esta tercera edición de Abanico, les presentamos una trilogía muy bien desarrollada, tres libros dignos de ser leídos y estudiados.


Quien escribe estas obras es el poeta, ensayista, novelista y traductor colombiano William Ospina



En el año 2005 nació su primer libro, Ursúa. En sus líneas podremos leer la Conquista de América y el descubrimiento del río Amazonas. Basado en hechos históricos pero agregado mucha imaginación por parte del autor, en este libro conoceremos al conquistador y adelantado español Pedro de Ursúa. El narrador nos irá contando desde sus primeros pasos en su natal Navarra, hasta su llegada al Nuevo Mundo. Nos encontraremos con personajes reales como el sacerdote Juan de Castellanos y con el cosmógrafo Juan Ladrilleros. Nos sorprenderemos con un gran naufragio y con el poder que desata un rayo, dos historias que las antiguas crónicas narran. Veremos al imponente Pedro de la Gasca
consejero del Tribunal del Santo Oficio y nos deleitaremos con la historia de la Mariscala, Francisca Zubiaga y Bernales. Asistiremos a brutales conquistas de pueblos nativos, a rencillas entre españoles, al desmesurado deseo de riqueza y poder y a la ambición de Ursúa por conquistar el inmenso Amazonas. El Gabo lo catalogó como "el libro más importante del año"


En 2008 Ospina publica El País de la Canela. Este relato inicia con el saqueo despiadado de la importante ciudad Inca del Cuzco. El lector debe pasar muy lentamente por este trayecto y tratar de discernir las atrocidades cometidas por los españoles. Para quienes conocemos esta ciudad, estas líneas son muy dolorosas pero aleccionadoras a la vez, ya que curte al lector para la siguiente parte del libro. Es aquí donde el narrador nos lleva a la expedición de Gonzalo Pizarro por el Amazonas y donde conocemos más de cerca las peripecias de Francisco de Orellana. Nos encontramos con Gonzalo Fernández de Oviedo y Pietro Bembo y descubrimos un Amazonas vivo, que piensa, escucha, habla y desgarra a los españoles. Ursúa está interesado en conocer el más mínimo detalle de este periplo, no deja de preguntar durante todo el relato. Necesita conocer a qué se enfrentará, necesita saber qué sucedió realmente para no cometer los mismos errores y emprender él una nueva empresa de conquista. El libro transcurre en una noche y nos lleva a descubrir aspectos de la vida humana que salen a relucir solamente cuando se tiene a la muerte cerca. Pero no olvidemos que en este libro también se narra el grotesco crimen acaecido en Cajamarca, una huella que quedó impregnada en nuestro relator.

Esta trilogía finaliza con La Serpiente sin Ojos, publicada en 2012. Pedro de Ursúa cumple su anhelo, el emprender una expedición que emule a la de Pizarro para conquistar el país de las Amazonas. A lo largo de la historia su empresa siempre se ve detenida por algún problema político, pero luego de tanto batallar inicia su viaje sin que desaparezcan los contratiempos. Inés de Atienza es quien le quita su ímpetu conquistador, su cuerpo es más importante para Ursúa que el mismísimo Dorado. Las noches que pasa con su amante hacen que pierda su concentración y la organización de su proyecto queda a la deriva. Sin embargo embarcan juntos, ella se desprende de todos sus bienes y acompaña al amor de su vida. Vemos a un Ursúa enamorado que pierde el control de su objetivo, descuidando lo más preciado, su vida. Lope de Aguirre también va en esta expedición. Juntos parten, pero sólo uno volverá de este trayecto.



Para quien gusta de la narrativa descriptiva e histórica estos libros no pueden pasar por alto. Cuando en una ocasión mantenía una conversación acerca de la magnífica obra, El General en su Laberinto, me sugirieron que si apreciaba el trabajo de Márquez no podía dejar de leer a Ospina. Así lo hice y he aquí el resultado.

Comentarios